Carta abierta a la SEC

 

CONTROL DE LA EVOLUCIÓN DE LA MIOPÍA: UNA CIERTA POLÉMICA

 

En diferentes medios de comunicación hablados y escritos, españoles y extranjeros, debido a la difusión de la agencia EFE, en fechas recientes se publicó una noticia que de forma general hacía referencia a que “investigadores españoles habían desarrollado una lente de contacto (LC) que frenaba la miopía”. A partir de dicha noticia han emergido diferentes aspectos que debemos analizar. Empezando por el final, la respuesta de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) ha sido, al menos, precipitada y poco adecuada, pensando en los puntos que ahora desarrollaré. El medio transmisor, los periodistas, desgraciadamente son en su mayoría desconocedores de los aspectos científicos que tratan y ello da lugar a que plasmen sobre el papel inexactitudes que pueden dar lugar a reacciones no adecuadas . Me explico,  cuando la noticia indica que “la lentes están en contacto permanente con la retina” – que el medio que así lo indico “EL PAIS” rectificó en versiones posteriores del texto en su versión digital-, lógicamente se debería de haber pensado en un “error” del transcriptor –el periodista-, que no del autor de la noticia.  No obstante, ello se confirma si se va a la fuente original de la noticia de la sala de prensa de la Universidad Politécnica de Catalunya de fecha 7 de marzo de 2016.

Tras comentar la noticia, el transcriptor de la misma, y la respuesta de nuestra sociedad, pasemos a hablar del fundamento de la misma. La miopía ha sido y seguirá siendo un verdadero problema de salud pública por las consecuencias que ella puede originar en el nivel de la visión: diferentes grados de discapacidad visual o la ceguera. Debido a ello ha habido, hay y seguirá habiendo, interés en conocer sus factores de desarrollo y cómo prevenir estos.  Numerosas publicaciones han tratado el tema y actualmente está teniendo un interés la teoría de que uno de los factores para su desarrollo es la existencia de una desfocalización hipermetrópica en la retina periférica. La solución propuesta es la focalización en la zona periférica para evitar dicho factor. El método propuesto es modificar la refracción ocular no solo en su zona más cercana al eje visual sino también en su zona periférica. ¿Cómo? En el caso que origina estos comentarios con LC, en principio rígidas permeables a los gases de diseño dentro de los llamados de “geometría inversa”, y actualmente con LC blandas, hidrófilas o de siloxano-hidrogel con un diseño similar a los ya utilizados en LC rígidas permeables a los gases, con alguna pequeña diferencia, que posiblemente no sea lo fundamental comentar en esta carta.

Lo importante es: ¿son eficaces este tipo de LC para el control de la miopía? Los estudios que se manejan y se han publicado al parecer así lo indican pero: ¿son concluyentes? Posiblemente no, debido a que el número de casos y el tiempo de observación de la evolución de los mismos no alcanzan valores que nos permitan obtener conclusiones definitivas. 

La decisión pendiente por parte de los profesionales –y más importante- es: ¿qué hacer o que actitud tomar ante esta teoría sobre la aplicación de las LC para el control de la miopía? Ante un paciente que las solicite, explicarle la realidad de las mismas y, si es usuario de LC o desea serlo, es posible ofrecerlas ya que no presentan más riesgo de uso que unas LC de diseño convencional, siempre que no se utilice lo conocido para crear falsas y cuestionables expectativas por parte del paciente. De otra parte sobra decir que los profesionales deontológicamente tenemos la obligación de primar el beneficio del paciente frente al beneficio económico.

Para terminar comentar que la noticia la genera una tesis doctoral defendida recientemente en la Facultad de Optometría de la Universidad Politécnica de Catalunya, por un doctorando con intereses comerciales en el producto ensayado, según el mismo refiere: ¿ello descalifica sus opiniones? No totalmente, pero hay que tenerlo en cuenta a la hora de oír o leer las manifestaciones que han dado lugar a toda esta epístola.

Dr. Antonio López Alemany. M.D.; O.D.; Ph.D.
Médico-Especialista en Oftalmología.
Profesor Titular de Universidad. (Responsable de la docencia en Lentes de Contacto)
UNIVERSIDAD DE VALENCIA

 

In memoriam - Miguel F. Refojo

 

Miguel F. Refojo

El científico gallego Miguel Refojo ha fallecido el 14 de julio de 2016 a los 88 años en Wellesley, cerca de Boston, Massachusetts (Estados Unidos). En nuestro entorno, es Doctor Honoris Causa por la Universidad de Santiago de Compostela y Miembro de la Real Academia de Farmacia y cuenta con números premios, reconocimientos y menciones de las Academias y Sociedades Científicas en numerosos países. Sus trabajos de investigación, refrendados con cientos de publicaciones, libros y patentes se han trasladado a la industria con productos como lentes de contacto, polímeros y siliconas para la cirugía del desprendimiento de retina, sustitutos del humor vítreo, formulaciones para vehiculación de fármacos y sistemas diagnósticos para caracterizar la lágrima.

Miguel Fernández Refojo fue un químico rodeado de oftalmólogos fundamentalmente pero también de optómetras, biológos, físicos, etc. Al acabar su doctorado en la Universidad de Santiago de Compostela en 1959,  se fue a investigar a la Universidad de Yale y tras una estancia corta en Canadá se incorporó a investigar en oftalmología en el Eye Research Institute de la Universidad de Harvard donde se jubiló tras más de 40 años de actividad profesional. Durante todo este tiempo obtuvo proyectos de investigación competitivos que generaban los fondos para su actividad y la de su equipo. En su laboratorio se formaron científicos de todo el mundo y con los estudiantes españoles se comportaba además como refugio y guía, nuestro embajador, en los tiempos de especialización fuera de “casa” donde siempre estaba pendiente de los más mínimos detalles o necesidades. En un ambiente muy competitivo donde todo el mundo está muy ocupado porque el “tiempo es oro”, Miguel siempre hacía lo imposible para comer con un estudiante, presentarlo a otros grupos de investigación o llevarle y traerle a su casa después de invitarle a comer en el día de Acción de Gracias.  Sólo en España sus alumnos, “Fellows” y profesionales que hicieron estancias en su laboratorio son ahora profesores de las Universidades de Santiago de Compostela, Valladolid, País Vasco, Zaragoza, Valencia y Oviedo.

Entre sus investigaciones dedicó mucho tiempo a los polímeros para la superficie ocular.  Miguel Fernández Refojo fue el único investigador español que diseño un polímero para lentes de contacto, el Crofilcon A, que fue la primera alternativa al Polimacon con la lente de contacto CSI.

Tuvimos el honor que aceptará que nuestro grupo de investigación en la Universidad de Valencia llevara su nombre. En estos momentos tan trágicos para la comunidad científica estábamos organizando el III Simposio de Biomateriales y Superficie Ocular: Lentes de Contacto, para los días 31 de marzo y 1 y 2 de abril de 2017, que tenía entre sus fines ser un homenaje a Miguel Fernández Refojo, ahora, con más interés que nunca, esperamos reunirnos amigos e investigadores en Xàtiva para rendirle un merecido y sentido homenaje a nuestro amigo y profesor Refojo.

A pesar de tantos años fuera de España conservaba su acento gallego, de Santiago, que le delataba nada más iniciar una conversación en inglés o en español. Estaba muy orgulloso de su tierra y volvía a España cada año donde está su familia muy conocida por sus actividades profesionales en la capital gallega.

Miguel ha estado hasta el último momento cuidado por su mujer Svetlana y muy cerca sus hijos Carla y Mike, su nuera Christy y sus cuatro nietos Jake, Meme, John y Sophi.

Además de la familia, queda huérfana la investigación oftalmológica, sus alumnos y sus amigos. Descanse en paz un buen hombre, un gallego ilustre, un gran investigador en oftalmología, un maestro y amigo de sus alumnos: Dejo en los versos de Manuel Curros Enríquez la despedida:

Por estos povos d´aquí
quérenche tanto, meu vello,
que dende que faltas ti,
nadie baila nin se ri
nin hai gaita no concello

Su apoyo a la investigación en España se vió también plasmada en numerosas publicaciones incluyendo capítulos de libros, artículos científicos en co-autoría con investigadores de su país de origen y labores editoriales, entre muchas otras. En Journal of Optometry estamos orgullosos de que hubiese aceptado formar parte del primer comité editorial de la revista científica del Consejo General de Colegios de Ópticos Optometristas, en el que sirvió sin interrupción durante 8 años completos desde su primer número en junio de 2008 hasta junio de 2016. Hasta el último momento en el que le fue posible siempre. Nos deja además nostalgia de sus vistas a España y Portugal donde participó además en numerosos tribunales de tesis doctorales y muchas otras actividades científicas desde la Universidad de Valencia hasta la Universidad do Minho en el extremo opuesto de la Península Ibérica, pasando naturalmente por la Universidad de Valladolid y tantas otras. Nunca faltó a los estudiantes y profesores de esas instituciones su consejo, su orientación científica y sobretodo su afabilidad y sabiduría puesta al servicio de todos los que tuvimos oportunidad de privar con él.

Miguel F. Refojo científico Español de la Universidad de Harvard, nació en Santiago de Compostela (La Coruña, España) 1928 y falleció en Wellesley, Massachusetts (Estados Unidos)  el 14 de Julio de 2016.

Dr. Jesús Merayo Lloves
Profesor Titular de Oftalmología.
UNIVERSIDAD DE OVIEDO
Director del Instituto Universitario Fernández-Vega.

Dr. Antonio Lopez Alemany
Profesor Titular de Óptica.
Departamento de Óptica y de Optometría y Ciencias de la Visión
Grupo de Investigación en Superficie Ocular, Córnea y Lentes de Contacto “Miguel F. Refojo”.
UNIVERSIDAD DE VALENCIA

Dr. José M. González-Méijome
Profesor Titular de Universidad.
Departamento/Centro de Física
Clinical and Experimental Optometry Research Lab
UNIVERSIDADE DO MINHO – BRAGA - PORTUGAL

In memoriam - Julio Galindo Alonso

 

Comunicamos que lamentablemente, el pasado 27 de enero de 2016 falleció nuestro amigo y compañero, el Dr. Julio Galindo Alonso. Desde hace años dedicó una gran parte de su tiempo a la Sociedad Española de Contactología, participando activamente desde su cargo de Vocal, aportando con gran interés iniciativas para mantener el prestigio de la Sociedad y fomentar el interés de los socios y los no socios sobre la misma.

Agradecemos al Dr. Julio Galindo todo su trabajo y esfuerzo y le recordaremos como una persona excepcional.

Descanse en Paz.

JUNTA DIRECTIVA DE LA SOCIEDAD
ESPAÑOLA DE CONTACTOLOGÍA

Julio Galindo El Dr. Julio Galindo durante el 32 Congreso de la SEC en Bilbao 2014, ponente de "Simposio de Actualización", en los cuales participaba siempre presentando temas de investigación personal.

 

 

Reflexiones y estado actual de la Contactología Española

 

A pesar del gran avance de la cirugía refractiva en los últimos años, todavía los pacientes dependen en una gran parte de las lentes de contacto, no solo con finalidad de corregir los problemas visuales sino para proteger el polo anterior del ojo y proporcionarle mayor información del mundo exterior.

La primera idea de neutralizar ametropías sustituyendo la cara corneal anterior por una nueva superficie de refracción situada sobre aquella, la tuvo Leonardo da Vinci en 1508. Y consistía en una ampolla de vidrio llena de agua, en la que al introducir el ojo la superficie corneal quedaba neutralizada por el nuevo sistema.

Posteriormente, Descartes en 1801 ideo una lente colocada directamente sobre la cornea. Pero todo esto no era más que ideas, y las primeras lentes de contacto no comenzaron a utilizarse hasta 1888, con los diseños de Fick y Kalt, y la lente empleada era una porción de esfera  hueca de vidrio, de un diámetro de 11 mm y un radio de 7,90 mm.

Desde 1888 hasta 1948 las lentes de contacto que más se emplearon fuero las esclerales, fabricadas mediante el soplado del  vidrio y pasando después por los procesos de tallado y pulido.

En 1936 se empezó a usar metacrilato de metilo, viendo que era un material inerte a los tejidos oculares, ligero de peso, muy transparente, fácil de trabajar y no se rompía con facilidad.

Pero el verdadero inicio de la fabricación de lentes de contacto cornéales con metacrilato de metilo fue en 1948, en que Kevin Tuohy diseñó las primeras lentes para neutralizar ametropías, y que tenían un diámetro entre 10,5 y 12,5mm. La zona óptica posterior se tallaba y se pulía para conseguir un radio de curvatura de 0,30mm. más plano que la superficie corneal anterior en su meridiano más plano. La lente era bicurva con una banda periférica de 0,50mm. de ancho. Y el espesor axial era de 0,30 mm. en las lentes de potencia neutra, aumentando en las positivas y disminuyendo en las negativas. El metabolismo de la cornea se realizaba por el intercambio lagrimal que se producía por el movimiento de la lente.

Y estos tipos de lentes rígidas, con variaciones en el diámetro, la mejoría de la  permeabilidad de los sucesivos materiales y la forma de la construcción de las mismas, es lo que nos ha llegado a la actualidad.

En cuanto a las lentes de contacto blandas, fue en 1950 en que Wichterle y Dreifus en Checoslovaquia, introdujeron geles (plásticos higroscópicos) para fabricarlas utilizando la técnica de moldeado por centrifugación.

En 1964 Bausch-Lomb utilizando el hidroxietil metacrilato y con la misma técnica de centrifugación empezó a producirlas. Y posteriormente en 1967 , se realizaron por torneado en el material duro hidratándolas posteriormente con un 55% de agua. El material era HEMA polímero de bionita y 2 copolímeros, etilenglicol dimetacrilato  y polivinil pirrolidona. Introduciéndose después varios diferentes polímeros con mayores cantidades de silicona que las hicieron más permeables a los gases sin alterar sus otras características.

Tenemos diferentes tipos de lentes de contacto, y las podemos clasificar vulgarmente en duras, blandas y mixtas. Las duras son rígidas y las primeras que utilizamos eran de PMMA (polimetilmetaacrilato) que tiene nula permeabilidad al oxigeno, pero no son deformables, tienen mucha durabilidad y se fabrican por torneado. Actualmente empleamos las rígidas permeables al gas (RPG) que están compuestas de metacrilato de siloxeno al que se le adiciona fluorina (acrilato de fluorsiloxano), que tienen una elevada permeabilidad (Dk), son mas elásticas, mucho mejor toleradas, también se fabrican por torneado y tienen una durabilidad de máximo dos años.

Disponemos actualmente de lentillas blandas hidrófilas, de HEMA, con polivinilpirolidona. Unas de bajo contenido en agua, 30 a 40 %, que tienen parámetros más estables y proporcionan mejor agudeza visual. Son más cómodas y fáciles de manipular. Tienen mayor durabilidad pero menor permeabilidad al oxigeno. Otras de alto contenido en agua de 50 a 79%, y que los parámetros tienen menos estabilidad, mayor deshidratación, son más difíciles de manejar, pero tienen mayor permeabilidad al oxigeno. Ambas se fabrican por centrifugado, moldeado, o torneado en bloque y después hidratación o bien técnicas mixtas. Actualmente disponemos de materiales biocompatibles, Omafilcon con recubrimiento de fosforilcolina; que tiene una gran capacidad para evitar la deshidratación y elevada resistencia a la formación de depósitos, el material es hidrogel de silicona de segunda  generación, que tiene hasta un 97% de transmisibilidad la elasticidad es menor y tienen mayor hidrofilia por lo que son más cómodas.

Las mixtas son las compuestas de una parte central rígida de Estireno, que se une en la parte externa al polímero HEMA blando dando lugar a una lente hibrida que corrige astigmatismos elevados proporcionando buena agudeza visual y centrado, pero tienen facilidad para romperse y bajo Dk.

Finalmente tenemos las de silicona que tienen muy alta permeabilidad al oxigeno pero son hidrófobas, se ensucian mucho y producen gotas de agua en superficie y es necesario limpiarlas con encimas cada semana, se utilizan como porte prolongado durante una semana en afaquias de los recién nacidos.

Las lentillas se pueden usar de forma diaria y quitarlas para dormir, o de forma prolongada utilizándolas sin quitar por la noche por su alta permeabilidad desde una semana hasta un mes, siempre que permitan una buena oxigenación corneal y sin deteriorar el endotelio.

En cuanto a las indicaciones, las podemos utilizar como refractivas para corregir miopía hipermetropía, astigmatismo, y postcirugia tanto en afaquias que no se haya  puesto L.I.O. como en leucomas traumáticos, en queratoplastias con alto astigmatismo, o en complicaciones de cirugía refractiva, y también en leucomas irregulares postqueratitis.

Otra finalidad seria la cosmética, en aniridia, albinismo, microftalmos, coloboma de iris, y leucomas densos en que no se pueda realizar queratoplastia o que esta haya fracasado.

Con finalidad terapéutica como vehículos de medicamentos o con efecto vendaje en ulceraciones, edema corneal con vesículas, queratitis filamentosa o epitelios frágiles; alteraciones del borde palpebral con o sin  lagoftalmía y distiquiasis.

Como método de oclusión en niños con anisometropia para evitar la ambliopía.

Y actualmente se utilizan lentillas rígidas por la noche para hacer ortoqueratologia en miopías menores de 4 dioptrías.

Las lentillas las podemos usar y son prácticamente imprescindibles en los niños recién nacidos operados de catarata y en los que no se puede poner L.I.O., puesto que la longitud del globo ocular es de 17mm y aumentara hasta los 24mm, para estos casos disponemos de lentes desde +34 D de potencia radio 7mm y diámetro 12mm que vamos cambiando a medida que aumenta la longitud del ojo. A partir de los 2 años se pueden usar para tratar las anisometropias y evitar ambliopías, y a partir de los 7 o 8 años con finalidad refractiva normal.

Son imprescindibles también en el queratocono o astigmatismos irregulares o traumatismos corneales o queratoplastias, debido a la imposibilidad de corregir el astigmatismo irregular con gafas. En estos caso utilizamos lentillas rígidas permeables al gas, o lentillas hibridas, pero de estas existen pocos parámetros en el mercado. Y también podemos usar el método Piggy- Back (una lente blanda de soporte y para mejorar la tolerancia, y encima una lentilla rígida que corrige la ametropía).

Últimamente disponemos de lentillas bifocales o progresivas para poder corregir la ametropía y la presbicia. Las bifocales tiene un sistema de balance en que la parte para visión próxima esta en el tercio inferior y la parte superior es para visión lejana; o progresivas que pueden ser realizadas con círculos concéntricos donde la parte central es para lejos y las partes periféricas para cerca.; pero todavía no disponemos de un tipo de lente multifocal que tenga todos los parámetros adecuados y satisfaga la necesidad de combinar visión próxima y lejana.

Además de para corregir problemas visuales, se están utilizando lentillas de forma terapéutica para evitar la llegada de rayos ultravioleta a la parte anterior del ojo y  producir problemas; y se están estudiando aplicaciones para monitorizar la glucosa en los diabéticos, e inclusive otras que mediante sensores externos próximos al cuerpo pueden dar cifras de control de la presión arterial o de otros parámetros que sea necesario valorar de forma frecuente.

Fianlmente tenemos las lentillas biónicas de las que ya hay prototipos, que son lentes que proyectan imágenes a la retina para hacer llegar más información al sujeto del mundo exterior ayudándole como un ordenador o hacer de GPS o ayudas en la conducción.

Dr. J.Temprano
Presidente de la SEC

® 2012 Sociedad Española de Contactología