ARCHIVOS DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA
DE OFTALMOLOGIA

N.º 5 - Mayo 2005


ARTÍCULO ORIGINAL

PAQUIMETRÍA ORBSCAN: DIFERENCIAS ENTRE OBSERVADORES AL REALIZAR MEDICIONES DEL ESPESOR CORNEAL

ORBSCAN PACHYMETRY: DIFFERENCES BETWEEN OBSERVERS WHEN CARRYING OUT MEASUREMENTS OF THE CORNEAL THICKNESS

SANCHÍS-GIMENO JA, LLEÓ-PÉREZ A, ALONSO L, RAHHAL MS


RESUMEN

Objetivo: Estudiar el espesor corneal y la variabilidad entre observadores de las mediciones del espesor corneal empleando paquimetría Orbscan.

Métodos: Analizamos el espesor corneal central y paracentral de 30 sujetos (n=30) cuya edad oscilaba entre 19 y 38 años (media 27,27 D.E. 5,25) con el Sistema Topográfico Orbscan II (Orbscan, Inc., Salt Lake City, UT, USA). La media de cinco mediciones consecutivas del espesor corneal fue obtenida por dos diferentes observadores. Los resultados obtenidos por los dos observadores se compararon.

Resultados: No se encontraron diferencias significativas entre los valores medios del espesor corneal de los observadores en la córnea central (p=0,749), nasal (p= 0,931), superonasal (p=0,847), inferonasal (p=0,930), temporal (p=0,918), superotemporal (p=0,912) e inferotemporal (p=0,760). El máximo espesor corneal se encontró frecuentemente en la córnea superonasal (14 de 30 ojos para el observador 1, y 16 de 30 ojos para el observador 2). La diferencia entre el espesor central y el máximo paracentral fue de 117 D.E. 22 y 117 D.E. 23 micras para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,974). La diferencia entre el espesor central y el mínimo paracentral fue 40 D.E. 20 y 39 D.E. 19 micras para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,846). La diferencia entre el mínimo y el máximo espesor paracentral fue de 76 D.E. 24 y 77 D.E. 23 micras para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,895)

Conclusiones: La paquimetría Orbscan permite realizar estudios del espesor corneal por diferentes observadores sin haber diferencias significativas entre ellos.

Palabras clave: Córnea, Orbscan, paquimetría, espesor corneal.

  

SUMMARY

Purpose: To study the corneal thickness and the inter-observer variability of corneal thickness measurements by means of Orbscan pachymetry.

Methods: We analysed the central and para-central corneal thickness of 30 subjects, whose age ranged from 19 to 38 years (mean 27.27, S.D. 5.25), with the Orbscan Topography System II (Orbscan, Inc., Salt Lake City, UT, USA). The mean of five consecutive measurements of the corneal thickness were obtained by two different observers and the results obtained were compared.

Results: No significant differences in mean corneal thickness between observers were found at central (p=0.749), nasal (p=0.931), supero-nasal (p=0.847), infero-nasal (p=0.930), temporal (p=0.918), supero-temporal (p=0.912) and infero-temporal (p=0.760) regions of the cornea. The maximum mean corneal thickness was found most commonly at the supero-nasal cornea (14 of 30 eyes for observer 1, and 16 of 30 eyes for observer 2). The difference between the central thickness and the maximum para-central thickness was 117 (S.D. 22) and 117 (S.D. 23) microns for observers 1 and 2 respectively (p=0.974). The difference between the central thickness and the minimum para-central thickness was 40 (S.D. 20) and 39 (S.D. 19) microns for observers 1 and 2 respectively (p=0.846). The difference between the minimum and the maximum para-central thickness was 76 (S.D. 24) and 77 (S.D. 23) microns for observers 1 and 2 respectively (p=0.895).

Conclusions: Orbscan pachymetry allows central and para-central corneal studies to be carried out by different observers without any significant differences being found between them (Arch Soc Esp Oftalmol 2005; 80: 283-288).

Key words: Cornea, Orbscan, pachymetry, corneal thickness.


INTRODUCCIÓN

Diferentes estudios han medido el espesor corneal empleando el sistema topográfico Orbscan (1-8). Sin embargo, este sistema posibilita realizar estudios anatómicos más avanzados del espesor corneal que los limitados al análisis de las medias y desviaciones estándar (8). Estos estudios anatómicos del espesor corneal son de gran importancia en aquellos individuos jóvenes y sanos que solicitan la corrección quirúrgica de su defecto refractivo mediante láser excimer.

Un hecho que siempre preocupa es conocer si los estudios del espesor corneal pueden ser realizados por más de un observador sin que existan diferencias entre los valores obtenidos por los diferentes observadores. Consecuentemente, el presente trabajo tiene como finalidad realizar el estudio anatómico del espesor corneal, y detectar las posibles diferencias en los resultados, al realizar el estudio del espesor corneal dos observadores diferentes sobre una misma muestra.

  

SUJETOS, MATERIAL Y MÉTODOS

Se realizó un estudio prospectivo en el que se analizó el espesor corneal de 30 voluntarios sanos. Se incluyó en el estudio a sujetos sanos mayores de 20 años con refracción estable durante el último año. Se excluyó del estudio a individuos con historial de cirugía corneal y/o ocular previa, con alteraciones patológicas corneales, con valores tonométricos ≥ 21 mm Hg, con patología sistémica, portadores de lente de contacto, y a aquellos que estuviesen tomando cualquier clase de medicación.

La tabla I presenta las características demográficas y oftalmológicas de los voluntarios participantes en el estudio.

Las mediciones se realizaron con el Orbscan Topography System II (Orbscan, Inc., Salt Lake City, UT, USA) siguiendo las indicaciones del fabricante. Se obtuvo la media de cinco mediciones consecutivas del espesor corneal central y del espesor temporal, superotemporal, inferotemporal, nasal, inferonasal y superonasal, localizadas cada una de estas zonas a 3 mm del eje visual. El Orbscan System II se usó en todos los pacientes con un factor equivalente acústico de 0,92 siguiendo las indicaciones del fabricante.

Todas las mediciones del espesor corneal se realizaron de 11 a 12 de la mañana. Inmediatamente después de realizar las mediciones el primer observador, un segundo observador que no conocía los resultados previos del observador 1, repitió nuevamente las mediciones de los espesores corneales. El intervalo de tiempo entre la finalización de la realización de las mediciones por el primer observador y el inicio de las mediciones por el segundo nunca superó los cinco minutos.

Los resultados de este estudio se presentan como valores de la media y la desviación estándar para las variables contínuas. Las comparaciones de medias se realizaron mediante tests estadísticos paramétricos (prueba t de Student para muestras independientes) cuando los datos descritos mostraban una distribución normal y cuando existía homogeneidad en las varianzas. Se consideraron estadísticamente significativos p valores menores de 0,05. Sólo se analizó el ojo derecho de los voluntarios. La elección de limitar el estudio al ojo derecho en vez del izquierdo se hizo de forma aleatoria.

  

RESULTADOS

No se encontraron diferencias significativas en los valores medios obtenidos por cada observador en cada región corneal estudiada (tabla II). Los valores obtenidos por cada observador en cada región corneal de cada individuo se presentan en la figura 1. No se observaron diferencias superiores a 10 micras en cada región.


Fig. 1. Valores del espesor corneal obtenidos en cada individuo por los dos observadores (micras).

En cada córnea, el menor espesor corneal fue localizado constantemente en la zona central tanto por el observador 1 como por el observador 2. El mayor espesor corneal se encontró más frecuentemente en la región superonasal: 14 de 30 córneas (46,66%) para el observador 1, y 16 de 30 córneas (53,33%) para el observador 2. Raras veces, la zona nasal (8 córneas, 26,66% para el observador 1, y 5 córneas, 16,66% para el observador 2), superotemporal (5 córneas, 16,66% tanto para el observador 1 como para el observador 2), la inferonasal [3 córneas, 10% para el observador 1, y 4 córneas (13,33%) para el observador 2], presentaron el espesor corneal más elevado. La zona inferotemporal presentó el mayor espesor sólo en 1 ojo (3,33%) para el observador 1, mientras que para el observador 2 ninguno de los 30 ojos presentó el mayor espesor corneal en la zona inferotemporal.

En cada ojo, la diferencia media entre el espesor corneal central y el máximo espesor localizado en la córnea paracentral fue de 117 D.E. (desviación estándar) 22 micras (rango, 62 a 154 micras) y 117 D.E. 23 micras (rango, 63 a 163 micras) para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,974; t de Student para muestras independientes).

En cada ojo, la diferencia media entre el espesor corneal central y el mínimo espesor localizado en la córnea paracentral fue de 40 D.E. 20 micras (rango, 15 a 96 micras) y 39 D.E. 19 micras (rango, 14 a 94 micras) para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,846; t de Student para muestras independientes).

La diferencia entre el mayor y el menor espesor corneal localizado en las regiones corneales paracentrales estudiadas fue de 76 D.E. 24 micras (rango, 36 a 132 micras) y 77 D.E. 23 micras (rango, 36 a 126 micras) para el observador 1 y 2 respectivamente (p=0,895; t de Student para muestras independientes).

  

DISCUSIÓN

En el presente trabajo se ha realizado el estudio anatómico del espesor corneal sobre una misma muestra por dos observadores diferentes.

En primer lugar, la muestra seleccionada cumplía con unas características propias, puesto que se trataba de una muestra compuesta por pacientes jóvenes sanos similares a los que solicitan cirugía refractiva con láser excimer. Por este motivo, se tuvo especial cuidado de no incluir pacientes con patología de la presión intraocular puesto que esos pacientes presentan unos valores del espesor corneal diferentes a los presentados por los sujetos sanos (9,10). También se excluyó a los portadores de lentes de contacto ya que es conocido que el empleo continuado de las lentes de contacto provoca una modificación del espesor corneal (3,6). Además, se escogió específicamente un intervalo de una hora para realizar las mediciones porque Bohnke y coautores (11) observaron que el espesor corneal varía aproximadamente 5 micras si las mediciones son realizadas durante un intervalo de una hora.

Analizando los resultados se observa que los valores del centro de la córnea son inferiores a los paracentrales, estando en concordancia con la literatura (1-8). También se ha encontrado que la región superonasal es la que presenta los valores medios más elevados, estando también en concordancia con otros estudios realizados previamente con el sistema Orbscan (2-4,6-8).

Sin embargo, las diferencias entre los valores del espesor central y el mayor espesor paracentral, y entre los valores del espesor central y el menor espesor paracentral son ligeramente inferiores a los presentados en la literatura (8). Asimismo, las diferencias entre los menores y mayores valores paracentrales del espesor corneal son ligeramente superiores a las presentadas en la literatura (8).

También se ha analizado la variabilidad entre observadores al realizar las mediciones Orbscan mediante la comparación de los resultados obtenidos por dos observadores diferentes que estudiaron el espesor corneal central y paracentral. No se encontraron diferencias significativas entre los observadores en cada región analizada. Ésta es una de las mayores ventajas de las técnicas de no contacto porque es conocido que hay diferencias entre observadores al realizar estudios empleando técnicas de contacto como la convencional paquimetría ultrasónica (12). Por este motivo, una de las razones para la ausencia de diferencias significativas debe ser la ausencia de contacto y aplanación de la superficie corneal, aunque otra explicación la podemos encontrar en el escaso intervalo de tiempo transcurrido entre la realización de las mediciones por ambos observadores.

Marsich y Bullimore (4) establecieron que entre la paquimetría óptica, ultrasónica y Orbscan era esta última la que presentaba mejor repetibilidad en cuanto a la medición del espesor corneal, aunque la repetibilidad de las mediciones periféricas era inferior a la de las mediciones centrales. En la misma línea, otros autores (5) han postulado que las mediciones del espesor corneal central son reproducibles con el Orbscan mientras que la paracentrales no lo son tanto. Por este motivo se recomienda que el Orbscan sea empleado solamente para las mediciones del espesor central (5). Sin embargo, y en similitud con otros estudios recientes (7), no hemos encontrado variaciones del espesor corneal en cada región estudiada superiores a ±10 micras al comparar los resultados del observador 1 y 2.

En resumen, la paquimetría Orbscan posibilita que los estudios anatómicos del espesor corneal sean realizados por diferentes observadores sin que se encuentren diferencias significativas entre ellos.

  

BIBLIOGRAFÍA

  1. Liu Z, Huang AJ, Pflugfelder SC. Evaluation of corneal thickness and topography in normal eyes using the Orbscan corneal topography system. Br J Ophthalmol 1999; 83: 774-778.

  2. Liu Z, Pflugfelder SC. Corneal thickness is reduced in dry eye. Cornea 1999; 18: 403-407.

  3. Liu Z, Pflugfelder SC. The effects of long-term contact lens wear on corneal thickness, curvature, and surface regularity. Ophthalmology 2000; 107: 105-111.

  4. Marsich MW, Bullimore MA. The repeatibility of corneal thickness measures. Cornea 2000; 19: 792-795.

  5. Cho P, Cheung SW. Repeatability of corneal thickness measurements made by a scanning slit topography system. Ophthalmic Physiol Opt 2002; 22: 505-510.

  6. Sanchis-Gimeno JA, Lleo A, Alonso L, Rahhal MS, Martinez-Soriano F. Differences in corneal anatomy in a pair of monozygotic twins due to continuous contact lens wear. Cornea 2003; 22: 243-245.

  7. Asensio I, Rahhal SM, Alonso L, Palanca-Sanfrancisco JM, Sanchis-Gimeno JA. Corneal thickness values before and after oxybuprocaine 0.4% eye drops. Cornea 2003; 22: 527-532.

  8. Sanchis-Gimeno JA, Lleo A, Alonso L, Rahhal MS, Martinez-Soriano F. Anatomic study of the corneal thickness of young emmetropic subjects. Cornea 2004; 23: 669-673.

  9. Bron AM, Creuzot-Garcher C, Goudeau-Boutillon S, d’Athis P. Falsely elevated intraocular pressure due to increased central corneal thickness. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol 1999; 237: 220-224.

  10. Copt RP, Thomas R, Mermoud A. Corneal thickness in ocular hypertension, primary open-angle glaucoma, and normal tension glaucoma. Arch Ophthalmol 1999; 117: 14-16.

  11. Bohnke M, Chavanne P, Gianotti R, Salathe RP. Continous non-contact corneal pachymetry with a high speed reflectometer. J Refract Surg 1998; 14: 140-146.

  12. Bovelle R, Kaufman SC, Thompson HW, Hamano H. Corneal thickness measurements with the Topcon SP-2000P specular microscope and ultrasound pachymeter. Arch Ophthalmol 1999; 177: 868-870.

INDICE